viernes, 2 de noviembre de 2012

McKAYLA MARONEY: "HAY MUY BUENAS GIMNASTAS LATINAS"



Giomar Silva / Washington Hispanic

La campeona olímpica llega al Verizon Center para presentarse con otras estrellas de la gimnasia estadounidense como Gabby Douglas, Jordyn Wieber y Nastia Liukin. Washington Hispanic la entrevistó en exclusiva.
A sus 16 años, McKayla Maroney ya es una veterana en el mundo de la gimnasia, ganando en mundiales y Olimpiadas. (Foto: NBC)
“Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete, ocho, nueve, diez”. Esa es la totalidad del vocabulario en español de McKayla Maroney, además de “Gracias”. Pero uno diría que si se lo propone, seguro aprende rápido. A los nueve años vio en la televisión a Carly Patterson, integrante del equipo de gimnasia de Estados Unidos, y dice que al instante supo que ella quería hacer lo mismo. Eran las Olimpiadas de Atenas 2004. Ocho años después, era McKayla la que estaba en la televisión, representando a EE.UU en Londres y subiendo al podio como puntal de un equipo brillante. Su medalla de plata en el taburete, tras el único error que le costó el primer puesto, la volvió un meme de Internet: “McKayla no está impresionada”, basado en la imagen de la susodicha con los brazos cruzados, ladeando los labios en un puchero disconforme –pero carismático- y con la medalla olímpica que le acababan de colgar en el cuello. Un puchero transmitido a televisores y computadoras de todo el planeta. Era, al fin y al cabo, el gesto de decepción de una adolescente. Porque, después de todo lo vivido, podría ser fácil olvidar que McKayla Maroney sólo tiene dieciséis años.
Y que a esa edad ya prácticamente lo alcanzó todo.
Podría tentar un regreso a las Olimpiadas, en Río 2016, y también repetir el plato en el mundial (de hecho, ese es su plan), pero podría también retirarse de la gimnasia el día de mañana, y su carrera deportiva igual sería espectacular. De todas formas, en gimnasia el camino siempre es corto y explosivo, y la veteranía llega pronto, apenas empezada la base 2. Para una atleta de esa edad quedaría el dilema de qué hacer durante las decenas de años de vida que quedan por delante, pero McKayla también tiene eso solucionado: va a ser actriz. Actriz de películas de acción.
Mientras llega el momento, entrena y se divierte, y hace cosas como salir de gira por todo el país con el Kellogg’s Tour of Gymnastics Champions 2012, como parte de un dream team de la gimnasia estadounidense: la multi medallista olímpica Nastia Liukin, Jake Dalton, Jonathan Horton, Brenna Dowell, entre otros, además de sus compañeras de equipo en Londres 2012, Jordyn Wieber, Gabby Douglas, Aly Raisman y Kyla Ross. El ritmo de las presentaciones es fuerte y el nivel alto; la propia McKayla se fracturó la tibia tras una caída hace unas semanas, pero ya está de vuelta en la tarima.

-Antes de Londres 2012 eras una atleta respetada, pero ahora eres toda una celebridad…
-Sí, la gente me reconoce en los aeropuertos, me toman fotos. Lo otro es que ahora hay muchas niñas pequeñas que me admiran, y esa es mi parte favorita, porque yo también he sido una niñita que admiraba a las atletas olímpicas. Es algo muy especial.

-¿Por qué elegiste practicar gimnasia?
-Hice otros deportes, fútbol, sóftbol, patinaje sobre hielo, muchas cosas, pero terminé eligiendo la gimnasia. Fue lo que más amé.

-¿Es verdad que decidiste ir a las Olimpiadas cuando tenías nueve años?
-Sí, vi en el 2004 a Carly Patterson y tenía ocho o nueve, no recuerdo, y apenas la vi supe que quería ir a las Olimpiadas. Y siempre creí que iba a ir, nunca lo dudé. Incluso en los momentos más difíciles siempre me pareció posible, nunca dejé de trabajar para lograrlo. Y eso es lo más importante, no rendirte por alcanzar tus sueños.

“¿No rendirte por alcanzar tus sueños?” Eso puede sonar a libro de autoayuda o exceso de adolescencia. Y sin embargo, qué duda cabe, es verdad. McKayla es la prueba viviente de que es verdad, una verdad monumental a los dieciséis, y un poco menos absoluta en la mediana edad, cuando el exceso de información y vivencias ha erodado todas las convicciones puras. Sólo hay un detalle: una persona que a los nueve años se traza el firme propósito de ir a las Olimpiadas, y que empieza a trabajar inmediatamente para conseguirlo (lo primero que hizo McKayla fue transferirse a un gimnasio en Mesa Cuadra, California, que maximizaba sus opciones de entrar al equipo nacional) debe tener algo más. Ella lo sabe, y también tiene esa respuesta perfectamente articulada.
-¿Qué se necesita para ser un buen gimnasta?
-Determinación. La mitad de la gente tiene el talento, y la mitad de la gente tiene el trabajo duro, pero tienes que tener las dos cosas juntas, y la determinación para ir mas allá de los momentos difíciles, las lesiones, los momentos en que piensas que es imposible… mucha gente se cae, se rinde. Cada atleta olímpico que conozco tiene esa determinación.

-¿Cómo les va a las latinas en el mundo de la gimnasia?
-Conozco a muy buenas gimnastas latinas, hay muchas. En México también hay muy buenos gimnastas.

-¿Qué podemos esperar del show que van a presentar en Washington?
-Es como un Cirque du Soleil, pero mucho más ‘cool’, ¡porque es con atletas olímpicos! Es una gran experiencia para todos, hay mucha música, danza y gimnasia. Muy divertido de mirar.

-Entonces te gusta eso de viajar por distintas ciudades, cada uno o dos días…
-Este show sólo pasa cada cuatro años, así que hay que tratar de disfrutar cada segundo. Es muy interesante poder viajar por los Estados Unidos, yo no conocía la mitad de las ciudades que hemos recorrido. A veces sí es agotador. En los últimos dos días he estado en seis aviones, es una locura, pero eso es lo que pasa cuando vas a las Olimpiadas y todos quieren un pedacito de ti. Es especial y significa mucho saber que todo el trabajo duro ahora se ve retribuido.

-Entiendo que además de la gimnasia te gusta la actuación.
-Así es, ya he hecho un episodio para la serie ‘Hart of Dixie’, que sale al aire el 20 de noviembre, y estoy muy emocionada porque la producción me ha pedido que regrese. Les ha gustado mi personaje. Me encanta actuar, pero es difícil con los entrenamientos y la gimnasia.

-¿Qué tipo de actriz te gustaría ser? ¿Qué clase de películas quisieras hacer?
- Me gusta todo tipo de películas, me gusta poder hacer diferentes personajes porque soy muy buena para cambiar… me gusta la comedia, y las comedias románticas… pero mis favoritas son las películas de acción. Además podría hacer todas las escenas gracias a la gimnasia.

-Es decir que podríamos tener a una “McKayla Maroney, estrella de películas de acción”…
-Ese es mi sueño, sería increíble.

-Tendrías que retirarte de la gimnasia para poder hacerlo.
-Sí… la actuación y la gimnasia demandan mucho tiempo, así que hay que elegir uno de los dos. Así que quiero intentar ir a otra Olimpiada y otro campeonato mundial. Quiero hacer eso y cuando ya haya cumplido con los objetivos de mi carrera me moveré a la actuación.

-Tu vida personal ha cambiado mucho después de Londres?
-Tengo la misma vida, sólo que hago algunas cosas que son mucho más ‘cool’ (ríe), como ir a los VMAs (Video Music Awards, organizados por la cadena MTV).

-Así que lo estás disfrutando.
-¡Totalmente!

-Te felicito por todo lo que has logrado, es realmente impresionante.
-“Gracias”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free counter and web stats