martes, 26 de marzo de 2013

MARÍA JOSÉ RIENDA: "ME APASIONA MI NUEVO TRABAJO"



ADRIÁN R. HUBER
EFE

La granadina María José Rienda, la española con más victorias en la Copa del Mundo de esquí alpino (seis), cinco veces olímpica, ha cambiado los portillones de salida por las oficinas, pero sin dejar de lado el deporte invernal. Directora de Promoción Deportiva de Sierra Nevada, Rienda comentó, en una entrevista con la Agencia EFE que tuvo lugar en la citada estación española, diversos aspectos relativos a la recién acabada temporada, en la que su ex compañera de entrenamientos eslovena Tina Maze arrasó, superando casi todos los registros, y su papel en las finales de las Copas del Mundo de snowboard (tabla de nieve) y freestyle (esquí estilo libre) que alberga la estación que corona el Pico Veleta (3.395 metros).

-Vaya temporada que se marcó Tina Maze. Batió casi todos los récords.

-Sí. Ha sido increíble. Y realmente se lo merece, porque lleva muchos años trabajando para poder llegar adonde ha llegado. Es impresionante los récords de puntos, podios y victorias que ha conseguido. Es una trabajadora nata.

-Usted la conoce bien, porque compartió muchos entrenamientos con ella. Comenzó siendo gigantista y ha acabado ganando en todas las disciplinas.

-Sí. Comenzó siendo gigantista y ha mejorado en todas las demás disciplinas. Ha sabido aprovechar sus virtudes y mejoró en los terrenos que no dominaba hasta adquirir el nivel que ha alcanzado. A mí me ha impresionado cómo ha sabido exprimir todo su potencial.

-¿Es cierto que Maze tiene un carácter un tanto 'especial'?

-Todos tenemos un carácter especial. Cada una somos de nuestro padre y de nuestra madre. Cuando compites hay mucha tensión, mucha presión. Y gestionar todo eso no es fácil. Sí es verdad que, a nivel de rendimiento, siempre ha sido una deportista muy centrada en su trabajo, con lo cuál cualquier pequeña variación, para bien o para mal, se notaba mucho.

-En su momento, Maze tuvo problemas con su federación y se lo tuvo que hacer un poco a su manera. Al final le salió bien. ¿Qué opina de esto?

-Sí. Sé que tuvo sus problemillas. Por eso tiene un valor añadido todo lo que ha conseguido. Los resultados la han dado la razón. Ha luchado siempre por estar arriba, contra viento y marea. Siempre creyó en sí misma. A lo mejor otros no lo hicieron. Y, al final, ella acertó. Ganó la Copa del Mundo a lo grande.

-¿Pensaba que Maze iba a llegar tan lejos?

-Yo espero siempre lo mejor de todo el mundo. Ella luchaba por esto. Ahora que la veo desde la distancia me alegro mucho por lo que ha conseguido, porque de alguna manera, después de todas aquellas horas de entrenamientos, formas un poco parte de todo eso. Para mí es un orgullo que ella esté ahí.

-¿Cómo es Tina?

-Una chica muy centrada en lo que hace. Tenía muchos cambios en su manera de ser. No la veo tanto ahora, pero se la ve muy tranquila. Ganando muchas carreras. Ha crecido en todos los aspectos. Está a gusto. Ha encontrado su camino y ha rendido a tope.

-Ha sustituido en el historial de la Copa del Mundo a la estadounidense Lindsey Vonn (cuádruple ganadora de la competición), que se lesionó en los mundiales de Schladming (Austria). Usted sabe algo de estos problemas. ¿Cree que Lindsey volverá a recuperar su nivel?

-A mí siempre me gusta pensar en positivo. Creo que volverá a recuperar su potencial. Es americana y tiene una mentalidad especial. La temporada que viene se va a centrar en los Juegos de Sochi (Rusia). Su objetivo es recuperar esa pierna. Supongo que estará en manos de los mejores. Y no hay que descartarla. Más que para la Copa del Mundo, la veo estando a tope en los Juegos Olímpicos.

-¿Cuál su papel en estas finales de las Copas del Mundo de snowboard y freestyle? Da la impresión que no para un segundo. ¿Mucho estrés? ¿Echa de menos los tiempos en los que competía?

-(ríe) Echo de menos al equipo y todo lo que hacíamos. Pero, por otro lado, estoy en una nueva vida de gestión de competiciones. Y es un lujo estar cerca de estos deportistas. Estos que están aquí son los mejores del mundo. La verdad es que estamos entretenidos. Sierra Nevada se está dejando la piel para que todo salga a la perfección. Hacer una prueba de la Copa del Mundo ya es difícil de por sí. Y aquí estamos haciendo ocho, que se multiplican por dos, porque las hay de chicos y de chicas. Es la primera vez que se organizan de manera conjunta unas finales de la Copa del Mundo de snowboard y de freestyle. Trabajo no falta. Surgen problemas, porque esto es un gran evento. Los resolvemos y, a la vez, mejoramos todo, con miras al mundial de snowboard que vamos a organizar en 2017.

-¿Cómo ve los toros desde el otro lado de la barrera?

-Cuando eres deportista tienes todo muy estructurado. Tienes tu tiempo. En esta nueva faceta surgen otras variables. Hay que gestionar muchas cosas que para mí son nuevas. No es fácil. No paramos. Pero me apasiona mi nuevo trabajo, porque veo que todo el mundo se está dejando la piel. Y eso motiva. No hemos tenido mucha suerte con el tiempo, pero todo está saliendo muy bien. Creo que somos un referente en el plano mundial.

-Usted brilló en esquí alpino. ¿Cómo ve estas disciplinas? ¿Le gustan?

-(ríe) Son muy diferentes. Pero me gustan todas. Todas tienen algo. Aquí hay quinientos deportistas que son los mejores del mundo haciendo acrobacias, tanto con esquís, como con tablas. Es impresionante. Me gusta mucho.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free counter and web stats