martes, 12 de marzo de 2013

REFLEXIONES SOBRE EL PASADO, PRESENTE Y FUTURO DE LA PATRIA DEL ESQUÍ ALPINO: AUSTRIA



MANU NEYRA

La historia del esquí alpino austriaco ha estado señalada por grandes estrellas, desde Franz Klammer, a Marcel Hirscher pasando por el grandísimo Herminator o por el genial Benni Raich, sin olvidarnos de Marc Girardelli, ese luxemburgués nacido en el Voralberg, criado en el Voralberg y que más allá de una bandera no le une nada a Luxemburgo. En el caso de las mujeres, ha habido también grandísimas esquiadoras como Annemarie Moser-Pröll, Renate Götschel o más recientemente Marlies Schild. Pero ¿qué tiene Austria ahora? ¿Qué jóvenes esquiadores buscan seguir los pasos de los fenómenos arriba citados. Eso es lo que vamos a responder
Haciendo balance de la generación anterior a la actual, encontramos los nombres de algunos de los mejores esquiadores de la historia. El gran Maier, accidente de moto incluido, Benni Raich, que se resiste a jubilarse pese a no obtener resultados óptimos, el a veces infravalorado Stephan Eberharter, el gran Michael Walchhofer… Más a caballo con esta generación encontramos a Mario Matt, el Kanguro (sí, hay canguros en Austria, por mucho que en las camisetas de souvenir diga que no), fue un esquiador de un inmenso talento que apareció muy joven para ser doble campeón mundial y al que las lesiones lastraron, y otros como Pranger, o Kröll, a los que las botas de los citados arriba les han venido grandes. La situación actual, más allá de los mundiales; desastrosos, no es mala. Tienen al campeón y probablemente defensor del Globo de Cristal, Marcel Hirscher, que antes de cumplir veinticuatro años tiene un palmarés bastante extenso. Tienen otros grandes especialistas como Kröll o Reichelt (otro castigado por las lesiones) que consiguen buenos resultados, o Phillipp Schörghofer, que si le pasamos por alto este año, tiene buenos resultados en GS. Luego están los Matt, Pranger, Raich que quedan todavía, no en su mejor momento pero que siempre optan a dar una sorpresa, y luego vienen los jóvenes: En 2011 explotó Puchner, obteniendo grandes resultados hacia el final de la campaña, y ratificándolo con una gran regularidad a lo largo del año siguiente.
En 2012 empiezan a despuntar otro par de jóvenes talentos recién llegados de la Europa Cup, Mathias Mayer, y Max Franz. Si bien en su primer año entero no consiguen alcanzar el pódium, sí que lo hacen en el segundo, el primero en el Super G de Kitzbühel, y el segundo en el descenso de Lake Louise. Seis top10 para el primero y cinco para el segundo, después de un desagradable accidente en Beaver creek donde atravesó una puerta por en medio y se llevó un buen golpe que le tuvo de baja más de un mes, pero se recuperó y lo está haciendo bien. Otro de los jóvenes, aunque menos, prometedores, otra vez menos, es Florian Scheiber, que tres y dos años mayor respectivamente, o sea, del 87 como Puchner, presenta peores resultados. Podemos señalar a Johannes Kröll, décimo en Garmisch, un notable resultado, pero quizás es pronto porque no ha corrido mucho en la Copa del Mundo, aunque acumula algunos buenos resultados en la Europa Cup
 
Si nos vamos a la rama de carreras técnicas, el año pasado, aparte del joven Hirscher, destacó Marcel Mathis, con un par de pódium en GS, pero al que el cambio de la reglamentación de los esquís no ha sentado muy bien. Podemos mirar en la Copa del Mundo y sólo veremos a Manuel Feller, con un puñado de puntos en slalom. Pero en la Europa Cup la situación no es mucho mejor, hay que bajar mucho para encontrar esquiadores en las clasificaciones de estas disciplinas que no hayamos nombrado ya, o sea, que no están para tirar cohetes.
 
En el caso de las chicas, la última ganadora del Globo de Cristal fue Nikki Hosp, superando a Marlies Schild en el año uno antes de Lindsey, luego el huracán americano y las lesiones se las llevaron y dejaron un vacío. Görgl parecía la destinada a cubrir ese agujero, pero pese a ser una espléndida esquiadora, a la doble campeona del mundo le ha faltado algo para estar ahí, y ya, con el ocaso de su carrera más cerca que lejos, y tras un mal año, sus opciones de llegar son reducidas. Pero hay alguien que se ha hecho con su testigo en esa batalla. Anna Fenninger. Doble campeona de la Europa Cup, la esquiadora más laureada en victorias en esa competición, con pódiums en todas las disciplinas a la tierna edad de diecinueve años, y con algunas carreras ya en la élite, tiene que dar el salto definitivo. Y pese a obtener algunos pódiums esporádicos, y un puñado de resultados, nunca está cerca de cogerlo. Hasta 2011. Entonces se alza con el título de super combinada, y a la siguiente temporada llega su primera victoria y cosecha su primer top 3 en la general de una disciplina, el Super G, y una buena cuarta posición en GS, y finalizando quinta en la general en el umbral de los 1000 puntos. Este año da su explosión definitiva y suma otras tres victorias, amén de otros cinco pódiums en Super G, descenso y GS, y a falta de cuatro pruebas está tercera y con opciones de superar a Maria Hölfl-Riesch, así que ha tomado el testigo y el tiempo dirá si podrá emular a Hosp. Más allá de esta joven, en las pruebas de velocidad, encontramos otras mujeres jóvenes, como Stefanie Köhle, o Regina Sterz (antes Mader), pero son ya del 86, o sea, no tan jóvenes. Sólo alguien más de la edad de Fenninger tiene algún punto, Cornelia Hütter, que además está teniendo buenos resultados en la Europa Cup. En las disciplinas técnicas encontramos a Carmen Thalmann, que entra con regularidad en los puntos, pero es que siendo de la edad de Fenninger, no parece que pueda llegar a ser si quiera una dominadora de su disciplina, el slalom, también tenemos a Jessica Depauli, que si bien fue campeona de la Europa Cup en al general, no ha dado buenos resultados en la Copa del Mundo, siendo esta su segunda temporada de aclimatación en la que no ha conseguido unos grandes resultados. En GS, es más demoledor todavía, porque en Copa del Mundo no hay nadie más joven que Fenninger con resultados destacables. Si bien en este caso la Europa Cup es más halagüeña con el equipo austriaco, introduciendo a Siebenhofer con buenos resultados en GS, o a la ya citada Hütter
Como podemos comprobar, la situación austriaca, no es la óptima para el futuro, si bien en el caso de los hombres es más sonado porque no tienen recambios de calidad una vez se vayan Matt, Raich, Pranger o Herbst, si bien el grupo de Franz y Mayer suplirá bien la falta de Reichelt y Kröll. Sin embargo pese a que las chicas tienen menos recambios, tienen gente no joven, pero con siete u ocho años más por delante que pueden seguir manteniendo un nivel medio o incluso optar regularmente al pódium, sin embargo la presencia de Fenninger, a falta de más estrellas es indispensable en estos momentos. Lo que sí, es que Austria puede por el momento no tiene unos relevos de la calidad que se debe esperar, veremos cómo evoluciona la cosa, pues en los recientes mundiales junior han obtenido muy buenos resultados, aunque un dominio como junior no te garantiza la supremacía entre los profesionales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free counter and web stats