viernes, 22 de noviembre de 2013

LA ESPERANZA, ÚNICO ALIENTO OLÍMPICO PARA LINDSEY VONN


DPA

A Lindsey Vonn, la reina del esquí alpino, sólo le queda agarrarse a la esperanza para no quedarse fuera de los Juegos Olímpicos de Sochi 2014. La estadounidense sufrió una nueva lesión en su rodilla derecha, la misma que le operaron en febrero, ysu presencia en Sochi dentro de tres meses escasos quedó muy comprometida. El equipo estadounidense de esquí anunció el miércoles que Vonn sufre una rotura parcial del ligamento cruzado anterior, pero ni aún así la cuádruple tirará la toalla. La novia de la estrella del golf Tiger Woods es una luchadora por naturaleza. Y ya lo demostró en 2013. Después de una espectacular caída en los Mundiales de Schladming en febrero y su posterior operación, la esquiadora quería festejar su retorno a las pistas la semana próxima en la carrera del Copa del Mundo en Beaver Creek (Colorado). Ahora sólo le queda luchar contra el tiempo. Nada es como era antes en la vida de Vonn, que comenzará el tratamiento en una clínica especial de Vail. La doble campeona del mundo se cayó el martes en un entrenamiento en Copper Mountain y además de la rotura parcial del ligamento, sufrió una contusión, se dislocó un hombro y se rasgó la cara. "Tendrá que descansar un par de días y luego comenzar con la fisioterapia", dijo la Federación de Esquí de Estados Unidos, que aseguró que no se prevé una nueva operación. "El desarrollo de la fisioterapia determinará la vuelta al entrenamiento", dijo el médico del equipo, Kyle Wilken. La esquiadora, normalmente muy comunicativa, apenas hizo algún comentario. "Gracias", contestó por Twitter al cantante Lil Wayne, que le deseó una pronta recuperación.
Tras la lesión de febrero y su adiós al Mundial, se especuló sobre el fin de la carrera de Vonn, pero ella tranquilizó de inmediato a sus fans: "Puedo aseguraros que trabajaré del modo más duro que es humanamente posible para poder representar a mi país el año que viene en Sochi". Y a partir de principios de septiembre entrenó de nuevo en la nieve en Chile. "En mi carrera ya sufrí a menudo caídas e intenté siempre volver lo más rápidamente posible", dijo en aquel entonces. Y aunque ahora llegó un nuevo amargo revés, la frase que dijo en junio continúa siendo perfectamente válida: "Mucho tiempo no necesito. Puedo estar dispuesta muy deprisa, aun cuando ello no sea lo ideal". Desde el año 2000, Vonn ganó 59 carreras de Copa del Mundo y parecía sólo cuestión de tiempo que batiera el récord de la austriaca Annemarie Moser-Pröll (62 triunfos). Apenas hace unos días, la esquiadora se mostró muy optimista: "En el supergigante estoy mejor que nunca, en el descenso necesito todavía algún tiempo". En el mundo del esquí, Vonn es considerada como una luchadora que se levanta después de cada contratiempo. La extrovertida esquiadora siempre volvió pese a los muchos percances. "Tengo una memoria muy mala en lo que se refiere a caídas. Procuro no pensar en ellas y me concentro solamente en el mañana".

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free counter and web stats