viernes, 7 de febrero de 2014

ESTRELLAS, DUDAS Y AUSENCIAS EN SOCHI



DPA

No habrá un Michael Phelps o un Usain Bolt, pero los deportes de invierno también tendrán su propio "star system" durante los Juegos Olímpicos que comienzan mañana en Sochi.
Figuras como el patinador ruso Evgeni Plushenko, el snowboarder estadounidense Shaun White, el biatleta noruego Ole Einar Bjorndalen, el saltador de esquí suizo Simon Ammann o el ídolo del hockey canadiense Sidney Crosby buscarán mostrar al mundo que las estrellas pueden surgir de la nieve y el hielo.
Para ello no deberán superar sólo a sus rivales, sino también evitar las lesiones propias de deportes tan exigentes como los invernales.
Nadie quiere correr la misma suerte que la esquiadora estadounidense Lindsey Vonn, la superestrella que no verá acción en Sochi. O que las esquiadoras francesas Marion Rolland y Tessa Worley y la china Wang Meng, cuádruple campeona olímpica en patinaje de velocidad, otras de las grandes ausentes por lesión.
Plushenko es posiblemente el hombre que más preocupación genera entre la afición y la prensa local.
A sus 31 años, el astro del patinaje artístico intentará ganar en casa su cuarta medalla olímpica consecutiva tras obtener el oro en Turín 2006 y la plata en Salt Lake City 2002 y Vancouver 2010.
Sería el cierre perfecto para una carrera en la que además obtuvo tres títulos mundiales y siete europeos, pero su estado físico abre un enorme interrogante sobre sus posibilidades en Sochi.
Plushenko recién tomó contacto con la pista de hielo el miércoles, después de faltar sin aviso a los tres primeros entrenamientos en el estadio "Iceberg" de Sochi.
"Todo está en orden. Estoy preparado. Desde hace tiempo, mi salud está bien", aseguró el ruso. Pero nadie está muy seguro de que se puedan tomar en serio sus palabras.
Su derrota ante el joven Maxim Kovtun, 13 años menor que él, en los campeonatos nacionales, muestra que las 12 operaciones a las que fue sometido en su carrera no son inocuas.
También llega con problemas físicos White, el "rey del snowboard" y uno de los rostros de la renovación que impulsa el Comité Olímpico Internacional en el deporte invernal.
Tras golpearse la muñeca izquierda en un entrenamiento, White sorprendió al anunciar el miércoles que no competirá en el electrizante slopestyle, una de las modalidades que vivirá en Sochi su estreno olímpico.
"No fue una decisión fácil de tomar, sé cuánto esfuerzo se ha puesto en colocar al slopestyle por primera vez en la historia en unos Juegos Olímpicos. Yo planeaba ser parte de esa historia", lamentó White, que se enfocará en intentar su tercer oro olímpico en el halfpipe.
Bjorndalen intentará sumar en Sochi su decimosegunda medalla e igualar el récord de su compatriota y esquiador de fondo Bjorn Daehlie.
"Las condiciones son realmente muy duras en Sochi", dijo el biatleta de 39 años, ganador de seis oros, cuatro platas y un bronce durante su carrera olímpica.
Bjorndalen hizo una preparación especial y decidió no competir en varias pruebas de la Copa del Mundo para llegar en la mejor forma a Sochi.
"Los Juegos Olímpicos están por delante de todo", aseguró el biateta noruego, que de lograr tres oros más superará a Daehlie y se convertirá en el deportista olímpico invernal más laureado.
Si de figuras olímpicas se trata, nadie puede dejar fuera de consideración a Crosby, el hombre que provocó la mayor de las emociones durante los Juegos de Vancouver en 2010.
Autor del gol decisivo en la final del hockey sobre hielo ante Estados Unidos, Crosby será el capitán de un equipo canadiense que intentará repetir el oro en uno de los deportes invernales más populares.

Para ello no sólo deberá superar a sus rivales del sur, sino también a la Rusia liderada por Alex Oveckin, estrella de los Washington Capitals en la NHL y junto a Plushenko uno de los grandes rostros locales en los Juegos.
La alemana Maria Höfl-Riesch intentará aprovechar la ausencia de Vonn, su gran rival, para quedarse con su tercer oro olímpico tras brillar en Vancouver 2010. "No ganar una medalla sería una decepción", aseguró a dpa la alemana.
También lo sería para el saltador suizo Amman, que a sus 32 años buscará superar a sus rivales austríacos y sumar su quinta medalla dorada en unos Juegos. De lograrlo, se convertirá en uno de los diez deportistas invernales más exitosos de la historia olímpica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free counter and web stats