martes, 21 de octubre de 2014

PREVIA DE LA COPA DEL MUNDO DE ESQUÍ ALPINO 2014-15. SVINDAL SE LESIONA DE GRAVEDAD Y VUELVE LINDSEY VONN



MANU NEYRA

A menos de una semana de que empiece la temporada de esquí, y después de enterarnos de la triste noticia de la lesión de Aksel Lund Svindal, haremos una pequeña introducción a lo que veremos esta temporada. Aunque voy a empezar por lo que no veremos: Bormio. Una de las pistas más bonitas del campeonato, llena de baches, saltos, compresiones y traverses. La “sexta clásica” para muchos, como Hannes Reichelt, que ha hecho pública su disconformidad con la no presencia de esta carrera. ¿El motivo? Que la organización no quería que se corriese durante el periodo navideño donde consiguen gran parte del beneficio cada temporada. ¿La solución? Correr en Santa Caterina, una pista de mujeres (que no es por ser discriminatorio, pero el nivel de exigencia físico es muchísimo menor). Aparte de eso, vemos como la FIS desprecia pistas clásicas como Chamonix, para introducir una pista de poca tradición, que pocas veces ha sido sede de un descenso de la Copa del Mundo como pueda ser Saalbach. Pero eso sí, ponen dinero y eso es lo que se lleva ahora
Centrándonos en temas menos polémicos y más deportivos haremos un análisis de los principales esquiadores
Marcel Hirscher: En teoría el favorito, tiene a priori todo lo necesario para ganar, como se vio el año pasado hasta la ayuda de la FIS de ser necesaria. Su mayor pelea será por ganar los títulos de gigante y slalom
Alexis Pinturault: El esquiador con más talento que hay, demasiado inconstante. Este año tiene un arma de doble filo: esquís Head. Tras firmar un importante contrato con los americanos tendrá a su disposición los mismos esquís que Ted Ligety. Si consigue hacerlos funcionar como el americano en las tres disciplinas que disputará puede ponérselo muy difícil a Hirscher. Pero su inconsistencia unida a un cambio de esquís puede ser demasiado
Ted Ligety: El americano busca ser más consistente en Super G y slalom y seguir creciendo en descenso como el año pasado. Con algo menos de presión que el año pasado buscará fallar menos e intentar rondar los mil doscientos puntos que le garantizarían estar en la pelea. Fundamental para él hacer mejor temporada en gigante que el año pasado, si no, no estará en la lucha
Felix Neureuther: ya ha demostrado ser mejor que su padre. Ya es el segundo mejor esquiador alemán de la historia (cosa que no es demasiado difícil). Ahora tiene que demostrar que no le cuesta ganar e intentar ganar el título que el año pasado la FIS le robó. Para ello debe ser un poco más agresivo de lo que es y aprovechar los bloqueos mentales que suele tener Hirscher al menos un par de veces al año. La pregunta es si su maltrecha espalda le dejará estar al cien por cien durante todo el año
Kjetil Jansrud: es probablemente el que tiene el papel más difícil, cubrir la ausencia esta temporada de Svindal. El noruego demostró el año pasado que no es de clase b, pero la presión de sus logros unida a la responsabilidad que tiene que asumir igual es demasiado para el noruego. Si consigue ser Svindal y sacar algunos puntos en gigante puede acercarse a la cabeza de la competición
Henrik Kristoffersen: el joven noruego tiene que seguir mejorando y debe tolerar la presión y las expectativas a las que estará sometido. Es importante que mejore un poco su gigante esta temporada de cara a las que tienen que venir
Matthias Mayer: el campeón olímpico de descenso cuajó una temporada notable, con el título olímpico como mejor resultado y una victoria en la última carrera de la temporada. Pero tiene que dar un paso adelante y estar en cada Super G y cada descenso con los mejores. Si además consigue algunos puntos en gigante es otro que puede dar guerra por las posiciones de honor
Por su parte en el caso de las mujeres nos encontramos la cosa un poco más abierta. Tras la vuelta de Lindsey Vonn tras superar su lesión y la retirada de Maria Hölfl-Riesch el panorama está abierto
Anna Fenninger: fue la campeona el año pasado, con cierta fortuna porque la caída de Hölfl-Riesch en el último descenso imposibilitó que la bávara pudiese dar alcance a la austriaca. A su favor su solidez en todas las disciplinas menos el slalom. En su contra es que tiene que mejorar un poco en todo para batir a las mejores Vonn y Maze
Lara Gut: Tras muchas pinceladas sueltas a lo largo de su ya no corta carrera, la primera vez que la suiza mostró todo su potencial fue el año pasado. Pero también mostró muchísima inconsistencia en el gigante, prueba en la que pese a no acabar la mitad de las carreras (4 de 8) consiguió acabar cuarta. Si consigue también afianzarse en el descenso y sacar algunos puntos más de los que suele sacar en las pistas que por su peso no le van bien, tiene opciones de pelear con su gran amiga Anna Fenninger
Tina Maze: suele tener un año bueno y un año malo. El año pasado pese a ser malo acabó cuarta. La esquiadora más polivalente que hay, podía ganar en todas las disciplinas, pero es una incógnita si volverá a ser la del 2013 estratosférico o se volverá a estrellar como el año pasado donde la única consistencia que encontró era finalizar entre la quinta y la decimoquinta
Tina Weirather: la liechtensteiniana es de un perfil de esquiadora muy similar al de Fenninger y Gut. Tiene menos talento pero le pone más ganas. Después de conseguir el año pasado su primer triunfo tiene que intentar seguir con la inercia positiva, pero sería extraño verla pelear por la general
Mikaela Shiffrin: es otra de las incógnitas. En principio volverá a centrar su temporada en las pruebas técnicas, y ni siquiera intentaría correr algún Super G. En su mano está intentar dar el salto para ser una dominadora o quedarse en una nueva Marlies Schild (pese a que la austriaca antes de su lesión de rodilla intentaba pelear por todas las disciplinas). Si consigue ser consistente en sus dos pruebas puede estar cerca de la pelea. Pero en una Copa del Mundo femenina con dos pruebas es muy complicado ganar
Lindsey Vonn: la mejor esquiadora de la historia vuelve a la competición tras superar dos graves lesiones de rodilla. Su estado es una incógnita, ha empezado hace poco a entrenar y tiene que recuperar sensaciones. Un punto a su favor es que sus disciplinas empiezan de verdad en diciembre, y por eso tiene más tiempo para ir ganando sensaciones y kilómetros bajo sus esquís hasta que el circuito visite Lake Louise. Si vuelve al nivel que tuvo hasta 2013 puede ser una amenaza muy grande para todas sus rivales. Si está un escalón por debajo, aún puede llevarse un par de globos de cristal por su esfuerzo

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free counter and web stats