sábado, 6 de febrero de 2016

LONDSEY VONN CONSIGUE EN GARMISCH SU VICTORIA NÚMERO 76 DE COPA DEL MUNDO

EFE

La estadounidense Lindsey Vonn logró, al ganar este sábado el descenso de Garmisch-Partenkirchen (Alemania), su septuagésima sexta victoria en la Copa del Mundo de esquí alpino, con lo que se situó a diez de la cada vez menos 'estratosférica' plusmarca absoluta que detenta el sueco Ingemar Stenmark.
Lindsey, de 31 años, ganó su novena prueba en lo que va de curso y amplió a 76 su propio récord de triunfos en la Copa del Mundo femenina, que ganó en cuatro ocasiones y que, si no le sobreviene una auténtica desgracia, se anotará por quinta vez esta temporada.
La esquiadora de Saint Paul (Minesota), asimismo campeona olímpica y doble oro mundial, se volvió a exhibir este sábado en Garmisch, su 'segunda casa', donde reside cuando está en Europa y motivo por el cuál habla con corrección el alemán. Lindsey no sólo está en un excelente estado de forma: la chica está que se sale.
Vonn, que comenzó a esquiar como Lindsey C. Kildow y que adoptó el apellido de su primer marido y ex técnico, Thomas, ex esquiador del equipo USA del que, entretanto, ya está divorciada, 'barrió' en la estación bávara, en la que se impuso con segundo y medio sobre la segunda, la suiza Fabienne Suter; con dos respecto a la sexta, Tina Weirather, de Liechtenstein; y con dos y medio sobre la décima, otra helvética, Corinne Suter, sin vínculo familiar con la anterior.
Todo un mundo. Con el que la mediática Lindsey -con tal parecido físico a Sharon Stone, que llegó a emularla en la famosa escena del interrogatorio de "Instinto Básico" ("Basic Instict")- amplió a mil el número de puntos con los que comanda la competición, 127 más que la suiza Lara Gut, decimocuarta en Garmisch, a casi tres segundos.
Stenmark, el gran campeón de la segunda mitad de los años 70, que dominaba como nadie las disciplinas técnicas, logró 46 victorias en gigante y otras cuarenta en eslalon, modalidades en las que (en cada una) se llevó ocho veces a casa la pequeña Bola de Cristal; y sobre las que cimentó sus tres triunfos finales en la Copa del Mundo (1976-78), en cuya general acabó seis veces segundo.
El sueco, que el 18 marzo cumplirá sesenta años, doble campeón olímpico y triple oro mundial, dejó un récord a priori imbatible, al que el que más se aproximó fue el austriaco Hermann Maier, vencedor 53 veces en Copa del Mundo, competición que ganó en cuatro ocasiones (1998, 2000, 2001 y 2004). Tercero en esa lista histórica, con 50 victorias, es otro mito: el italiano Alberto Tomba.
El legendario 'Herminator', doble oro olímpico, pudo haber dejado un palmarés mucho más brillante de no haber visto interrumpida su carrera dos años tras un grave accidente de moto que estuvo a punto de costarle la amputación de una pierna; y después del cuál aún ganó su cuarta Copa del Mundo, su tercer título mundial, en Bormio'05; y otras dos medallas olímpicas, en Turín'06, asimismo en Italia.
Quien más se había acercado, y sólo relativamente, al récord de Stenmark, fue una mujer, la austriaca Annemarie Moser-Pröll, al igual que él gran campeona de los años 70, que ganó 62 veces en Copa del Mundo. Y es ahora otra mujer la que está en disposición de batir la plusmarca absoluta del sueco en el deporte rey invernal.
Novia tres años de otro 'crack', su compatriota el golfista Tiger Woods, Lindsey logró su primer triunfo en diciembre de 2004, en el descenso de Lake Louise (Canadá), donde ganó 18 veces firmando el récord de triunfos en un mismo escenario. Su segunda 'estación talismán' es la de Cortina d'Ampezzo (Italia), donde 'sólo' venció en once ocasiones, pero en la que superó dos de las plusmarcas de Moser-Pröll: el absoluto de victorias, el año pasado; y el de triunfos en descenso, el pasado 23 de enero.
Con el de este sábado ya lleva 38. Sus 27 éxitos en supergigante también suponen un récord. Además, es una de las únicas seis que han ganado en todas y cada una de las disciplinas: cuadro de honor que comparte con las suecas Pernilla Wiberg y Anja Paerson, la croata Janica Kostelic, la eslovena Tina Maze y la austriaca Petra Kronberger.
Lindsey, que, obviamente, también presumiría de un palmarés mucho más sobresaliente de no haber sufrido importantes lesiones, puede quedarse este año a tiro de una de las seis victorias finales que suponen el récord absoluto en Copa del Mundo de Moser-Pröll (el austriaco Marcel Hirscher, líder de la competición masculina, podría igualar este año las cinco que logró para Luxemburgo Marc Girardelli).
Y si, como es su intención, no se retira antes de los Juegos de PyeongChang (Corea), en 2018, y no se lesiona, Lindsey no sólo podría igualar, o superar, los Globos de Cristal de Moser-Pröll, sino que también rebasaría el número de triunfos de Stenmark.
De mano, este domingo puede ampliar su propia plusmarca a 77 si se impone en el 'súper' de Garmisch, donde, a medianoche, no se perderá la 'SuperBowl'. Nacida en la capital de Minesota, Vonn creció deportivamente en Vail (Colorado) y es una devota seguidora de los Broncos de Denver, que se medirán en la final del campeonato profesional de fútbol americano a los Carolina Panthers.
Las malas lenguas señalaron en su día a Tim Tebow, el entonces 'quarterback' de los Broncos, como posible causante de su divorcio.
Esta ocasión, no es a Tebow a quien animará Lindsey: la gran estrella -y organizador- del equipo de Denver (que se enfrentan a las dominantes 'panteras' de Cam Newton) es el genial Peyton Manning.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Free counter and web stats